LA TECNOLOGÍA, UN JUEGO DE CHICAS

23 febrero, 2020 | Etiquetas: ,

Aunque la tecnología no deja de avanzar, las mujeres se alejan cada vez más de este sector.  Cómo crear nuevos modelos creativos para que la tecnología vuelva a ser un juego de chicas.

Un grupo de chicas jóvenes de la localidad de Fernández Oro (Río Negro) ideó una aplicación tipo SAC (Sistema Alternativo de Comunicación) para ayudar a expresarse por medio de pictogramas digitales a personas con dificultades en el habla.

Estas adolescentes (ver vídeo) fueron reconocidas por su innovación e invitadas de honor en el Congreso Nacional de Fonoaudiología y en la Conferencia Internacional de Fonoaudiología. Se convirtieron en las ponentes más jóvenes del evento.

¿Por qué destacan estas chicas? Porque van a contracorriente de una paradoja mundial, esa que dice que mientras que la tecnología crece, avanza y la incorporamos en nuestras vidas, las mujeres se involucran cada vez menos en ella.

Y Argentina no es una excepción: sólo el 16,02 % de las inscripciones en carreras vinculadas con el área de programación entre 2010 y 2015 corresponde a mujeres. Dado que se prevé que esta tendencia no hará más que aumentar, desde la organización civil sin ánimo de lucro Chicas en Tecnología (CET), trabajan para reducir la brecha de género en el ambiente emprendedor tecnológico.

Curiosamente, la tecnología no es un territorio en el que las mujeres estemos intentando entrar por primera vez, más bien se trata de reconquistarlo. 

Durante décadas, fuimos mayoría en las carreras vinculadas a lo tecnológico, y sentamos las bases de lo que hoy hacemos en una pantalla. El trabajo que realiza CET se enfoca en la adolescencia porque los estereotipos creados durante la infancia se refuerzan en esta etapa, lo que la convierte en el último momento para poder transformar el camino de una joven y que pueda optar por convertirse en creadora de tecnología.

Ellas son protagonistas

Una de las claves para que las mujeres vuelvan a interesarse por las carreras relacionadas con tecnología reside diseñar propuestas cercanas a sus experiencias y necesidades. 

El primer e imprescindible paso consiste en investigar exhaustivamente qué hacen las adolescentes y cuáles son sus intereses y consumos culturales.

Y luego dejar que sean ellas quienes definan qué problemas quieren abordar, de qué manera la tecnología podría resolverlos y generen propuestas diferenciadoras y soluciones que impacten en la sociedad.

Otro de los puntos que considera clave CET reside en generar otros tipos de liderazgo que no estén ligados a un determinado modelo masculino. 

Por lo general, los referentes del mundo de la tecnología son hombres que, además, practican liderazgos solitarios, casi de genios ‘únicos’, como podrían ser Steve Jobs, Bill Gates y Mark Zuckerberg. Hay pocas mujeres líderes en innovación tecnológica y las pocas que hay no son conocidas.

Por eso es importante impulsar estilos de liderazgo más dinámicos, creativos, colaborativos, que derriben mandatos.

Se trata de resolver esta brecha de manera creativa y con respuestas diferentes a las aprendidas. No basta sólo con aumentar la inversión, inspirar y formar a las jóvenes, también es necesario acompañarlas en sus decisiones futuras.

Abrirles las puertas, sostenerlas para que ingresen y lograr que, cuando finalmente lleguen a las universidades, empresas o start-ups, estos espacios estén preparados para recibirlas.

Porque trabajar en tecnología consiste en cambiar las reglas, impactar en lo que hacemos diariamente y promover propuestas que nos hagan crecer como sociedad. Y las mujeres, casi la mitad de la población mundial, no deben ni pueden quedar fuera de este juego.

FUENTE: Melina Masnatta – MIT Technology Review

Puede interesarte : POR QUÉ FALTAMOS EN INFORMÁTICA


ÚLTIMAS NOTICIAS



Show Buttons
Hide Buttons