AGENDA VIRTUAL EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

16 abril, 2020 | Etiquetas: ,

En tiempos de pandemia quedarse en casa significa un gran acto de responsabilidad y patriotismo. Antes, este mismo acto consideraba a una persona mal amigo/a, antipático/a e incluso antisocial. Hoy, es un héroe. La agenda virtual en tiempos de coronavirus cambió a todo el mundo, pero ¿Qué cambió?

Un vídeo de TikTok que ya lleva cerca de dos millones de visualizaciones muestra a una persona introvertida en tiempos de coronavirus. Este sujeto ve los noticieros mientras canta con Phil Collins: “Llevo esperando este momento toda mi vida“. Los introvertidos han publicado incluso guías para quedarse en casa y reflexiones sobre la alegría, ¿alegría?, de “evadir” los planes sociales.

Pero a medida que la gente se fue adaptando al aislamiento, empezó a buscar formas de llevar su vida social al interior de su hogar. Los living de casa, que antes eran un escape a las oficinas llenas de gente, gimnasios, bares y cafeterías, ahora se han convertido en todo eso a la vez.

¿El Coronavirus nos hizo más tecnológicos?

Para lidiar con la pandemia de coronavirus, la gente ha volcado su vida en internet para poder recrearla virtualmente. Sin embargo, esa nueva versión solo se parece un poco a la que dejamos atrás. 

Las aplicaciones de videoconferencia como Zoom, que no fueron diseñados para albergar nuestro trabajo y nuestra vida social a la vez, todo se planea y se encaja.

El resultado, tanto para los introvertidos como para los extrovertidos, es esta extraña sensación. Una mezcla de estar desbordados socialmente a pesar de que nos estamos alejando todo lo que podemos.

A esto se suma la gran intolerancia social que se palpita en las redes y que deja en vista las debilidades de muchos.

Extrovertidos e introvertidos son el tema de muchos memes online sobre la personalidad y los signos del zodiaco. Pueden parecer un poco exagerados. La verdad es que los introvertidos no quieren estar solos todo el tiempo, y los extrovertidos también aprecian los momentos de silencio.

Pero esa división existe como forma de describir cómo las personas recargan energías: los introvertidos lo hacen teniendo un tiempo tranquilo para procesar, y los extrovertidos lo consiguen socializando.

Para algunos, quedarse en casa significa soledad y mucho tiempo libre. Otros intentan terminar los estudios, educar a los niños en casa o trabajar en condiciones difíciles. Mientras un grupo busca cosas que hacer, el otro anhela un momento libre para salir de casa e ir a buscar papel higiénico.

Las personas introvertidas que se distancian socialmente de los demás pueden sentir un estrés adicional, incluso antes de la primera invitación virtual por videollamada.

Todo se parece a una reunión

Las videollamadas se han convertido en el sustituto de la vida social. El lugar donde pueden ver a la mayoría de las personas con las que ya no pueden estar. Zoom, FaceTime y Google Hangouts son fáciles de usar. Pero tienen algo que hace que todo parezca una reunión.

Durante una juntada de 10 personas en un bar, por ejemplo, se pueden tomar distintas actitudes. Uno puede iniciar una conversación paralela, alejarse para tomar aire fresco o limitarse a escuchar una conversación mientras toma su bebida.

La virtualidad elimina ese espacio adicional y no suele dejar tiempo para reflexionar y procesar.

La agenda virtual en tiempos de coronavirus cambió.

Las videollamadas, las llamadas telefónicas y las noches de juegos no sustituirán a los abrazos ni a las comidas en un restaurante. Pero, por lo menos, son herramientas para ayudar a aquellos que se sienten vacíos y acerca a aquellos que quedaron lejos.

FUENTE: Adaptación MIT

Te puede interesar: 15 Cursos virtuales totalmente gratuitos

Imagen: Foto de Negocios creado por katemangostar – www.freepik.es


ÚLTIMAS NOTICIAS


CHICAS EN TECNOLOGÍA


#TELOEXPLICOCONGATITOS


Show Buttons
Hide Buttons